Construcción

La construcción del buque se ha llevado a cabo respetando sus formas y detalles con rigor histórico, aplicando un sistema innovador y revolucionario en el sector de la construcción naval de réplicas históricas de estas características, que combina la construcción en fibra de vidrio y su forrado de madera.

Se trata de una técnica novedosa que supone un enorme avance en cuanto a impacto ambiental, costes, perdurabilidad y mantenimiento del navío. La obra ha tenido una duración aproximada de 12 meses, y la botadura está prevista para primeros de marzo de 2017

Construida en los astilleros de Punta Umbría, emplea cerca de una centenar de profesionales de diferentes perfiles: los trabajadores del propio astillero puntaumbrieño, artesanos rederos, carpinteros o cordeleros, mecánicos o electricistas, conformando un amplio equipo multidisciplinar de trabajo, junto a historiadores, ingenieros y constructores, que intervienen en la planificación de los primeros planos de la réplica diseñando las formas y medidas del barco.

Datos técnicos

La Nao Santa María pesa alrededor de 200 toneladas. Como la original, la réplica incorporará tres mástiles y un bauprés, siendo el mayor el que alcanza 25 metros la altura desde la línea de flotación del buque hasta la perilla o parte más alta.

Para la construcción  han sido necesarios alrededor de 45 metros cúbicos de madera de iroko. Una madera tropical de gran durabilidad y resistencia a la intemperie y los distintos agentes climáticos y meteorológicos.

Dimensiones

Eslora: 28,30 m. / Manga máxima: 7,96 m. / Puntal: 3,49 m. / Cubiertas: Principal, Castillo, Tolda y Toldilla / Palos: Mayor, Mesana, Trinquete y Bauprés / Velas: Mayor, Gavia, Mesana, Cebadera y Trinqueta.

Arbolará 300 metros cuadrados de velamen, con maniobra de velas y aparejo fiel a la nao Santa María del siglo XV, con más de 3 kilómetros de cabo para la jarcia firme y de labor.